Automóviles

Esta es una de sus primeras series en España (1990) donde retoma una vieja pasión: los autos. Aquellos viejos autos de colección que pintara para los amigos del taller en Concordia, ahora asociados a los placeres adultos. La ecuación auto-mujer.

LA SEÑORITA DEL FORD (1990)
óleo sobre tela 130x195cm


Los autos de Lavallén siguen siendo de colección, los inalcanzables Cadillac o Mercedes Benz, acompañados en muchos casos por sensuales modelos femeninas que retozan sobre las curvas también seductoras del diseño aerodinámico de las carrocerías.

LA MUSA DE SATIE (1990)
óleo sobre tela 81x260cm


CADILLAC, AMOR IMPOSIBLE 2 (1990)
óleo sobre tela 130x195cm

CADILLAC, AMOR IMPOSIBLE 3 (1990)
óleo sobre tela 130x195cm

En esta etapa abandona el expresionismo caricaturesco por una elegancia matérica. Precisión en la forma que recorta y fragmenta la composición con un nuevo encuadre, produciendo mayor tensión espacial. Primeros planos que sobre el fondo crean un tipo de perspectiva por superposición de figuras. El contrapunto está en la forma y en el contenido.

CADILLAC AMARILLO (1990)
óleo sobre tela 130x195cm

MG (AMARILLO-ROJO-AZUL) 1990
óleo sobre tela 163x390cm

En Transpiración e inspiración (1990) una fatal y sensual mujer con los pechos descubiertos ocupa el primer plano, mientras detrás Mike Tysson pierde el título de campeón con Buster Douglas en un televisor blanco y negro.

INSPIRACIÓN Y TRANSPIRACIÓN (1990)
óleo sobre tela 146x114cm


El fondo de Las delicadezas del arte (1990) es una especie de revival de la estampa japonesa erótica; en el primer plano una sensual y bella mujer desnuda con sombrero recrea un contrapunto entre el canon figurativo oriental y occidental.

LAS DELICADEZAS DEL ARTE (1990)
óleo sobre tela 146x114cm

Tal vez el mito más importante de la sociedad moderna sea la máquina y desde su aparición se halla ligado a la fuerza masculina. El automóvil es prerrogativa de lo varonil y se lo asocia culturalmente a la mujer como “objeto de deseo” del hombre, mito indudablemente alimentado por los intereses del mercado.

CUADRO PARA UN RINCÓN (1990)
óleo sobre dos telas 100x162cm (medida total)

Gustav Klimt actualizó la belleza femenina representativa de su época, vistiendo a sus mujeres con exquisitos y estilizados trajes art nouveau. Las mujeres de Lavallén, aunque casi desnudas, comparten un mismo decadentismo, pero el de los años 90 del siglo XX, asumiendo los íconos y paradigmas de nuestra cultura contemporánea.

MIRADA INTERESADA (1990)
óleo sobre tela 195x97cm

2 comentarios:

dorotea dijo...

Julio hoy mirando tu blog vi el contrapunto (por llamarlo de alguna manera) que tuviste con el pintor que màs admiro, V. Van Gogh. Maravilloso tu trabajo y tu homenaje.

Camila dijo...

Siempre me han interesado mucho los autos y por eso cuando tengo la posibilidad trato de disfrutar al ver modelos diversos. Ojala que pueda seguir consultando los precios y algún dia pueda comprarme uno. Por lo pronto trato de seguir vendiendo la comida que cocino en mi horno